El peor enemigo de los argentinos

Ni a los políticos ni a los sindicalistas –que también es son políticos después de todo– les interesa la gente, sin importar la organización o partido al que pertenecen ni la ideología que profesen. La política es una ciencia, no un deporte, pero la mayoría de los argentinos opinan de política con el mismo fanatismo con que piensan en el fútbol.

Leer más