Mauricio Yattah, el político más solo del mundo

Mauricio Yattah es un contador público nacido en 1949 al que hoy nadie recuerda. Dedicó varios años a armar su partido político, el MSP (Movimiento Solidario Popular). Cuando por fin lo logró, se presentó como precandidato a presidente en las elecciones primarias de 2015, publicitándose a pulmón mediante la campaña más humilde de la historia, consistente en apenas tres carteles callejeros. Tuvo tan mala suerte, que en el día del cierre de su campaña en Mar del Plata cayó un diluvio bíblico y no asistió absolutamente nadie, ni siquiera su candidata a vicepresidente, María Belén Moretta.

Con una fe a prueba de balas y una férrea determinación a ser presidente a cualquier precio, pasó casi todo el día bajo una lluvia torrencial y en completa soledad en el monumento a San Martín, en pleno centro de la ciudad, repartiendo su boleta a los escasísimos transeúntes y vociferando proclamas políticas mediante un megáfono se le rompió, por lo que tuvo que irse un par de horas antes de lo planeado.

Con la paciencia de un monje tibetano y totalmente empapado, juntó todos sus carteles y se resignó a volver a su casa. No llevaba dinero ni tarjeta de colectivo porque un amigo debía pasar a buscarlo al finalizar el acto de cierre. Al tener que irse antes de tiempo intentó llamar a su amigo, pero su celular falló por culpa de la persistente lluvia.

Como no pudo conseguir un taxi, quiso llamar a un remís y en ese momento su teléfono murió definitivamente. Entonces no le quedó más remedio que caminar los 4 km hasta su hogar bajo la lluvia que no paró en ningún momento y con sus carteles enrollados bajo el brazo.

Sus desgracias no terminaron ahí, porque una semana después obtuvo apenas un 0,38 % de los votos en las elecciones primarias, por lo tanto su partido no pudo pasar a las generales.

Entre sus familiares y amigos se dice que la mala suerte de Mauricio Yattah es tan grande que si se convirtiera en sepulturero, la gente dejaría de morirse. Hasta el día de hoy muchos siguen haciéndole la típica broma: «¿Así que no pudiste ser presidente? Y bueno… Yattah, ya fue».

Fuentes:

Comentarios

Ricardo Portilla

Informático. Analista de Sistemas de Computación. Librepensador, escritor y documentalista. Webmaster de Diario El Despertador.